Brizna de buenas intenciones

26 de marzo de 2017

“Gregor tenía curiosidad por ver lo que traería la hermana, pero nunca podría haber adivinado lo que con toda su buena intención hizo después”. Kafka, La metamorfosis. Casi siempre la buena intención es la antesala del desastre. Le gusta ir en sentido contrario al resultado. En la vida emerge como la excusa del que llega tarde a una cita –que si los semáforos, que si un amigo le paró por la calle y le entretuvo, que si el gato maulló…-. ¿Qué decir de la mamá del violador, que no denuncia a su hijito? Acumulan el triple de perjurios. ¿Y del que retira al accidentado de la escena del siniestro, ocasionándole lesiones perpetuas en la médula espinal? En el arte, nadie lo formuló mejor que Gide: “Las buenas intenciones sólo sirven para hacer mala literatura”. Detrás del cambio del título La metamorfosis, magnético, por el soso La transformación supongo que también hay acto buena voluntad.

Brizna de descubierto

23 de marzo de 2017

“Hay una desnudez que no puede taparse / (…) / de puro mortales somos invulnerables”. Juan Antonio Marín, Yo he vivido en la tierra. Desaparecer, esa es nuestra mayor grandeza. “Ardisteis como yo (…) / Sólo somos caballos mojados”. Arderéis. Relinchando.

Brizna de distancia

18 de marzo de 2017

“Una verdad deja de ser verdad cuando dos personas la perciben”. Oscar Wilde. Los rebaños son calesas para garrapatas. En lo intocado habita el ser en relación.

Brizna de carencias

16 de marzo de 2017

“Escribo un poco cada día, sin esperanza, sin desesperación”. Isak Dinesen. Sin prisa. Qué alegría más alta, vivir en las preposiciones.

Brizna de geografía

10 de marzo de 2017

“Vivir en el extranjero nos enseña a no depender más que de nosotros”. Demócrito. El presente es tantas veces un país desconocido. Siempre es al otro lado de la frontera.

Brizna de objetivismo

5 de marzo de 2017

“Cuanto más miras una cosa / más se transforma”. Anne Michaels. Por eso el realismo extremo -no el de quiosco- puede ser expresionista. La contemplación es una lente de aumento.

Brizna de inmovilidad

1 de febrero de 2017

“La dulzura del adiós”. Javier Dámaso, Viajero inmóvil. La derrota es su propia recompensa. ¿Quién dijo que las heridas sanan? Ninguna está escrita en la piel. “No era a mí / a quien amaba. / Ella sólo amaba una idea, / (…) / la particular imagen / que se hacía de mí”. Imposible, sacarnos los ojos como Edipo. Sin ellos nuestra mirada proseguiría. Porque la mirada, como el alma, está en las neuronas. Y “volver, volver”. Porque irse lejos es una forma de acercarse. De ti no podrás escapar. De tu mirada negra.